Problemas sociales para los diabéticos de tipo 1

La Diabetes es más que un problema de salud: para la mayoría de las personas se trata de un nuevo modo de vida que afecta tanto a las relaciones en todos los aspectos como a las comidas y a la actividad física.

Escuela
El primer reto al que se enfrentan los padres de un niño con Diabetes de tipo 1 es la atención médica continuada durante el horario escolar. The “School Bill of Rights for Children with Diabetes" ("Carta de derechos para los niños diabéticos en los colegios") confiere a los niños diabéticos el derecho de:
  • Comprobar su índice glucémico
  • Utilizar azúcar de emergencia para tratar la hipoglucemia
  • Inyectarse insulina, tomar tentempiés, beber agua y utilizar el servicio siempre que sea necesario
  • Almorzar a la hora adecuada y con suficiente tiempo
  • Participar plenamente en todas las actividades
Los padres deben asegurarse de que el personal administrativo del colegio, las enfermeras, los profesores y el resto del personal estén debidamente informados y cubran las necesidades del niño. Para ello puede ser útil disponer de un plan 504 para cada sección.

El segundo desafío es ayudar a su hijo a que se adapte. En muchas ocasiones los demás niños ni conocerán ni comprenderán la diabetes. En combinación con la percepción de que el niño es tratado de forma "especial", los demás niños pueden burlarse de él o incluso acosarle. Hable con su hijo sobre cómo educar a los amigos y compañeros con respecto a la enfermedad. Quizás pueda dar incluso una charla en la clase.

Es posible que también deba tratar de acostumbrar a los padres de sus amigos a la enfermedad. Algunos padres estarán preocupados sobre cómo manejar la enfermedad de su hijo en una fiesta o en cualquier otro evento. También puede reunir en su equipo a los jefes de los grupos y clubs infantiles, así como a los entrenadores y a los voluntarios de las asociaciones de jóvenes.

A lo largo de la etapa de educación de su hijo, el contacto y la comunicación con muchas otras personas será clave para lograr numerosas experiencias sanas y divertidas. 

Deportes
Los deportes son una parte importante de la vida de muchas personas. El trabajo en equipo, el compañerismo y la actividad física son una parte esencial de una vida equilibrada y la diabetes no tiene por qué hacer que esto cambie. El ejercicio físico es fundamental para controlar la diabetes y la participación en actividades deportivas puede proporcionar esta y muchas ventajas más, pero ello requiere un esfuerzo adicional por parte del enfermo diabético.

Es fundamental realizar un seguimiento del efecto que produce el ejercicio físico sobre los niveles de la Glucosa en respuesta a los cambios de la Insulina o de los alimentos, por lo que será necesario adaptar la duración y la intensidad de los juegos y de las sesiones de entrenamiento.

Otro factor importante es la incorporación del concepto de equipo. El entrenador debe estar debidamente formado y preparado y estar atento a las necesidades del niño. Se recomienda convocar una reunión previa en lugar de intentar tratar todos los factores en la primera sesión de entrenamiento. También se recomienda informar a los compañeros de juego sobre la diabetes y las necesidades del jugador.

Los niños no son los únicos que deben seguir estas instrucciones. Un adulto que realiza un deporte puede tener una base firme con respecto a su control de la enfermedad pero debe asegurarse de que su entrenador y sus compañeros de equipo estarán preparados para ayudarle si se produce una emergencia.

Existen brazaletes de nailon con la inscripción “Diabetes de tipo 1” como alternativa a la bisutería médica metálica.

Universidad
Ingresar en la universidad es un reto para cualquiera, pero aún más para un enfermo con diabetes de tipo 1: se vuelve a sentir la necesidad de ser igual que los demás, de integrarse en el nuevo entorno con la gente nueva. Los diabéticos probablemente se ven enfrentados a una mayor responsabilidad respecto a su propia dieta, al ejercicio, a los exámenes y a la atención médica. Y se ven además tentados por los mismos desafíos que el resto de los estudiantes, lo que incluye un horario cambiante, dormir poco, fiestas con alcohol y verse sometidos al estrés del rendimiento intelectual y de las relaciones.

A continuación, proponemos algunos consejos para que la transición sea suave:
  • Visite el centro de salud y reúnase con los médicos, averigüe qué tipo de asistencia sanitaria se da fuera del recinto universitario y concerte una cita con un médico local.
  • En el caso de dormir en un colegio mayor o una residencia, reúnase con el asistente de residentes y, si es posible, establezca con antelación contacto con los compañeros de habitación. Asegúrese de que entienden las necesidades del estudiante y de que sepan que no deben dejar al alcance del diabético tentempiés ni otros alimentos. Le recomendamos que adquiera un frigorífico para su hijo. 
  • Planifique un sistema de acompañante para fiestas y eventos. Se recomienda que intente que su hijo esté siempre acompañado por alguien que sepa qué hacer si tiene una reacción adversa.
  • ¡Siga el plan! Todos los planes de comida y los horarios de análisis que tenía fijados anteriormente son ahora mucho más relevantes. Tiene que estar preparado para ajustar las diferentes reacciones de la glucosa a los nuevos niveles de actividad, de estrés, de trabajo diario, etc.
En el trabajo
En el momento en que una persona con diabetes de tipo 1 se integra en el mundo laboral es probable que haya padecido su enfermedad durante algún tiempo y comprenda ya perfectamente sus necesidades. No existe una guía concreta de pasos que seguir a la hora de combinar trabajo y diabetes, dado que cada persona vive en una situación diferente. En determinados trabajos puede que no resulte necesario que ni el empresario ni los compañeros de trabajo sepan que una persona tiene diabetes. En otras situaciones, es posible que deba solicitar un trabajo adaptado a la ADA. 

Algunos factores que se deben tener en cuenta son los siguientes:
  • ¿Su trabajo es tan flexible que puede monitorizar la glucosa, tomar tentempiés y/o administrarse insulina? Si las características del trabajo o del entorno laboral no facilitan de manera sistemática el poder cubrir estas necesidades, hable con el empresario para ajustar las condiciones laborales o su horario.
  • ¿Requiere el trabajo que el empleado realice actividades que pueden resultar peligrosas en el caso de hipoglucemia? Se dan determinadas condiciones laborales como, por ejemplo, el cambio de turno a la medianoche, ¿qué alteren los ciclos del sueño y el horario de comidas hasta el grado de que sea difícil controlar los niveles de glucosa? En este caso, un certificado médico podrá ayudarle a que el empresario modifique sus condiciones laborales.
  • Las habilidades de planificación del diabético le serán muy útiles a la hora de comenzar un nuevo trabajo.


Servicio militar
Las leyes prohíben a la mayoría de las empresas discriminar a las personas por cualquier tipo de discapacidad que tengan. En otras palabras, deben considerar cada situación individualmente antes de decidir si es peligroso o imposible cubrir las necesidades de un diabético en el trabajo, pero esto no es así en el caso del servicio militar, dado que cualquier militar debe ser capaz de realizar su cometido sin excepción alguna. Por lo tanto, es prácticamente imposible alistarse con un diagnóstico previo de diabetes de tipo 1 (o de tipo 2). Es de hecho habitual que se dé de baja a una persona a la que le ha sido diagnosticada diabetes estando ya de servicio.

No obstante, existen excepciones y algunos diabéticos de tipo 1 han incluso participado en situaciones de combate. Existen dos factores que son esenciales para que esto sea posible: un control excelente de la diabetes y un certificado médico que confirme que la diabetes no afectará a su capacidad de trabajo.

Grupos de apoyo
En cualquier fase de la vida, conocer a otras personas que hayan pasado por las mismas experiencias que usted puede resultarle de gran ayuda para superarlas, de la misma manera que establecer contacto con personas que entiendan sus necesidades y responsabilidades puede ser relajante y divertido. Y ayudar a otros a superar situaciones que usted ya haya superado puede ser lo más gratificante de todo.

Existe un gran número de grupos locales de apoyo y en línea que puede usted localizar mediante una sencilla búsqueda a través de los enlaces de las asociaciones de diabéticos o por recomendación de su médico o nutricionista. Ellos pueden ayudarle a cambiar radicalmente el modo en que usted enfoca la diabetes.