Cómo se diagnostica la diabetes

Un médico reconoce los síntomas clásicos de la diabetes tipo 1 con bastante facilidad. Con una analítica de sangre, orina y un test de insulina, pruebas simples e indoloras, el diagnóstico de la diabetes se puede realizar en un corto periodo de tiempo.
Aunque a la Diabetes tipo 1 también se la conoce en ocasiones como "diabetes juvenil", en realidad puede aparecer a cualquier edad pero es más frecuente diagnosticarla antes de los 20 años.

La diabetes tipo 1 es una diabetes insulinodependiente. Esto significa que el organismo no es capaz de producir con regularidad la suficiente Insulina para controlar la Glucosa en la sangre. Si la glucosa no llega al torrente sanguíneo, una persona con diabetes tipo 1 experimentará fatiga asociada a un aumento del hambre, micción frecuente y sed excesiva. Estos son algunos de los síntomas iniciales que harán que el paciente visite a un médico para someterse a un examen y que, probablemente, le lleven a un diagnóstico de diabetes tipo 1. Otros indicadores comunes que pueden acompañar a los síntomas anteriores son la pérdida de peso, el dolor abdominal y las náuseas.

El médico reconocerá fácilmente los síntomas clásicos de la diabetes tipo 1 y solicitará los análisis de sangre, orina y de insulina pertinentes. Estos análisis son muy sencillos y prácticamente indoloros y, por lo general, proporcionan un diagnóstico completo en muy poco tiempo.