Monitorización de la glucemia

La Diabetes es una enfermedad crónica para la que aún no existe cura, pero se puede controlar mediante la monitorización diaria de la Glucemia.

Para controlar la diabetes los pacientes diabéticos deben realizar controles regulares de la glucemia con el fin de asegurarse de que los niveles en sangre no sean demasiado altos (Hiperglucemia) o no disminuyan hasta provocar una Hipoglucemia.

En función de los resultados de los análisis el enfermo diabético sabrá si el tratamiento funciona, teniendo en cuenta su nivel de actividad, los alimentos que ingiere y la Insulina que se administra. 

A diferencia de otras pruebas que se deben realizar en la consulta del médico o en el hospital, la monitorización diaria de la glucemia la realiza el propio el paciente varias veces al día. Para muchos diabéticos, ésta es la tarea más desalentadora y, por este motivo, cada vez más personas eligen una terapia con bomba de insulina y con una monitorización continua de la glucosa.

Existen dos pruebas diferentes para monitorizar el nivel de la glucemia.
La primera es la prueba sanguínea aleatoria para la que el paciente diabético debe efectuar una punción capilar con una pequeña aguja denominada "lanceta". Mediante tiras de análisis, una gota de sangre y un medidor de Glucosa, el propio paciente mide el nivel de la glucemia que tiene en sangre. El análisis sanguíneo proporcionará niveles de glucosa que corresponden a un periodo de equis minutos.

La segunda prueba es un análisis de orina que analiza los niveles de glucosa que corresponden a un período de horas. Hubo un tiempo en el que los análisis de orina se empleaban para realizar la monitorización diaria, pero hoy en día la monitorización ya no se realiza de este modo. Hay momentos en los que el análisis de orina tiene sus ventajas como, por ejemplo, si el resultado de una punción capilar muestra una lectura de 240 ml/dl o superior, o si el diabético está sometido durante mucho tiempo a una situación de estrés, con náuseas, vómitos o sufre dolor abdominal. Todos ellos son síntomas de cetoacidosis. Un análisis de orina realizado a lo largo del día indicará claramente si ha pasado azúcar a la orina.

El dispositivo necesario para llevar a cabo el análisis de Cuerpos cetónicos en orina se puede adquirir en las farmacias sin receta médica. El paciente debe orinar en un recipiente y sumergir una tira de análisis en la muestra de orina, o poner en contacto la tira con la orina. Tras esperar el tiempo indicado (entre 10 segundos y 2 minutos), se compara el resultado con los valores proporcionados en dispositivotas instrucciones. Si hay cuerpos cetónicos en la orina la tira de análisis cambiará de color. Cuanto más oscuro sea el color que adopta la tira mayor será la concentración de cetonas en la orina.

El tipo de tratamiento que actualmente sigue la persona con diabetes, ya sean inyecciones de insulina una vez al día, múltiples inyecciones de insulina o bien bomba de insulina, determinará la frecuencia con la que debe analizar cada día su glucemia. Por lo general, un enfermo diabético necesita de tres a doce análisis diarios.

Independientemente del tipo de tratamiento que siga el paciente se debe realizar un análisis de la línea basal de 24 horas, al menos, una vez por semana. Esta prueba es muy parecida a la monitorización regular pero, además de un análisis por punción capilar, se efectuará un análisis adicional cada hora y media o dos horas después de las comidas y tentempiés. Durante la noche, habitualmente a las dos o tres de la mañana, se realiza otro análisis para comprobar los niveles durantes las horas de sueño.

Tras la lectura, hay que registrar todos los resultados del análisis con su correspondiente hora, fecha y dosis administrada. Las notas también deben incluir información sobre factores estresantes, enfermedades y síntomas de cetoacidosis. El paciente diabético habrá de mostrar estas notas en su próxima visita al médico para que éste compruebe si existen patrones diarios y pueda así realizar, en caso de ser necesario, ajustes en el tratamiento.

Aspectos a considerar cuando se realizan pruebas de glucosa en sangre
  • La exactitud de los análisis se puede ver afectada por el medidor de glucemia que utiliza el enfermo diabético. Pueden existir ligeras diferencias en las lecturas de los diferentes medidores de glucemia y, por este motivo,se recomienda no utilizar el medidor de otra persona, porque puede obtenerse una lectura errónea. 
  • Durante los episodios de hipoglucemia es posible que el medidor de glucosa no proporcione lecturas exactas porque el nivel de glucosa es demasiado bajo.
  • Las tiras de análisis pueden variar entre lotes, de modo que, si con un nuevo lote de tiras de análisis obtiene un valor que no le parece exacto, vuelva a realizar el análisis y anote el hecho en su registro de glucemia. No mezcle nunca diferentes lotes de tiras de análisis y almacénelas siempre como se indica en el envase.
  • Si las puntas de los dedos son especialmente sensibles, puede realizar los análisis en otras zonas del cuerpo, como por ejemplo en el brazo, en la mano o en la pierna. No obstante, tenga en cuenta que si el paciente diabético tiene que realizar un análisis porque desea realizar deportes extremos o porque nota que su nivel de glucemia desciende rápidamente, el análisis en las zonas alternativas puede tardar más en proporcionar elresultado, en comparación con la punción capilar.