El sistema endocrino

El sistema endocrino es un elemento único y fundamental para el funcionamiento normal del cuerpo. Mientras que el sistema nervioso maneja las funciones rápidas -como la respiración y los movimientos corporales-, el sistema endocrino se encarga de las funciones corporales más lentas -como el crecimiento celular, el de los órganos, y del metabolismo-. Cualquiera de estos delicados sistemas puede ser el culpable en desequilibrar el sistema corporal.

El sistema endocrino mantiene el equilibrio entre los niveles hormonales y la secreción. Dado que existen varios órganos y glándulas que han de trabajar en equipo para mantener los niveles hormonales y secretorios adecuados, si uno de ellos no funcionara de la forma prevista, el cuerpo experimentaría una sobrecarga.

Esto es lo que ocurre si el Páncreas ya no produce Insulina y una persona contrae Diabetes tipo 1. Se trata de una enfermedad autoinmune en la que una parte del Sistema inmunitario del cuerpo ataca a las células pancreáticas y les impide producir insulina. 

La administración de insulina como tratamiento para la diabetes tipo 1 es sólo una parte de la solución para esta enfermedad. Si una de las glándulas o un órgano siguen sometidos a un sobreesfuerzo debido al exceso de trabajo o no obtienen lo que necesitan, los niveles diarios de insulina fluctuarán y dificultarán el control de la diabetes tipo 1.

El objetivo del enfermo con diabetes tipo 1 es poder controlar su enfermedad y mantener unos niveles de Glucemia sanos. Para comprender el delicado equilibrio del sistema endocrino y descubrir el modo en el que alcanzar este objetivo, puede resultar muy útil estudiar la función de cada órgano y de cada glándula. Las glándulas integradas en el sistema endocrino incluyen el hipotálamo, la glándula pituitaria, la tiroides, las glándulas paratiroides, las glándulas suprarrenales, la glándula pineal y las glándulas reproductoras -que incluyen los ovarios y los testículos-. Cada uno de estos sistemas tiene una función que hace que se mantenga el equilibrio corporal.

El hipotálamo es una glándula cerebral responsable de la regulación de determinados procesos metabólicos y del mantenimiento del estado actual del cuerpo. Sin el hipotálamo no existiría ningún enlace entre el sistema nervioso y el sistema endocrino, ya que el hipotálamo "indica" a los demás órganos cómo deben actuar. Por ejemplo, indica a la glándula pituitaria lo que debe secretar y cuándo lo debe hacer.

La glándula pituitaria es una pequeña glándula situada en el cerebro y que tiene un tamaño similar al de un guisante. A pesar de ser tan pequeña, esta glándula es la responsable de producir las hormonas más importantes del cuerpo, ya que las hormonas secretadas por esta glándula son vitales para el buen funcionamiento del cuerpo y controlan funciones de tanta relevancia como las emociones, las funciones sexuales, la temperatura corporal, el hambre y la sed.

La sed es uno de los primeros síntomas de la diabetes que se experimentan. Padecer sed indica que la glándula pituitaria está funcionando continuamente para poder satisfacer la demanda de Glucosa. La glándula tiroides es una glándula situada en la parte inferior del cuello y produce una Hormona denominada "tiroxina", que regula el metabolismo y es fundamental para poder tener un crecimiento óseo sano. Además colabora en el desarrollo del cerebro y del sistema nervioso.

Adheridas a la glándula tiroides hay cuatro glándulas paratiroides que regulan el nivel de calcio en el cuerpo y que también son importantes para desarrollar una buena estructura ósea y un crecimiento sano en los niños.

Las glándulas suprarrenales están adheridas a los riñones y son las responsables de regular la sal en el organismo, del equilibrio hídrico, del modo en que el cuerpo regula el estrés, del metabolismo, del sistema inmunitario y del desarrollo de la función sexual. Una sobreestimulación del hipotálamo puede debilitar las glándulas suprarrenales.

La glándula pineal segrega melatonina, una hormona que ayuda a controlar el sueño. Las personas que no duermen bien porque no segregan suficiente melatonina tienen dificultades para controlar su peso -un tema que los enfermos diabéticos deben vigilar rigurosamente-.

Aunque el páncreas no sea una glándula endocrina, forma parte del sistema de secreción hormonal del organismo. y es responsable de la producción de insulina y glucagón, dos hormonas que ayudan a mantener la concentración de glucosa en la sangre y a proporcionar energía al organismo.