Tratamiento de la diabetes de tipo 1

La diabetes tipo 1 es una enfermedad crónica para la que, actualmente, no existe ninguna cura.  Pero existen métodos extremadamente eficaces para controlarla y mantener los niveles de la glucemia en un rango seguro o rango "objetivo". En estrecha colaboración con los médicos, la mayoría de los diabéticos tipo 1 puede elaborar un plan de tratamiento eficaz y saludable. Independientemente de la edad, del nivel de actividad o del estilo de vida, un paciente con diabetes tipo 1 debe tener en cuenta la dieta, el ejercicio físico y la insulina como factores clave del plan de tratamiento.
Todas las personas con Diabetes tipo 1 tienen que administrarse Insulina a diario. Debido a que el Páncreas no es capaz de regular el flujo de insulina al torrente sanguíneo, y la Glucosa en el cuerpo puede alcanzar niveles peligrosamente altos o bajos, es necesario utilizar un método para medir la Glucemia en sangre para ajustarlos con insulina. Por lo general, esto implica el uso de un pequeño equipo que analiza una gota de sangre del paciente diabético. Con esta información, el enfermo puede determinar si aumenta la dosis de insulina o la disminuye. La insulina se puede administrar mediante las inyecciones tradicionales o con un método más moderno que regula la insulina mediante un dispositivo.

Las bombas de infusión de insulina son unos pequeños dispositivos que monitorizan el nivel de glucosa en el organismo a lo largo del día. Por medio de un nivel inicial o "basal" de insulina, diferente para cada persona, y que se determina durante un período de prueba inicial, la bomba de insulina administra dosis pequeñas y constantes a lo largo del día, permitiendo regular el nivel de glucosa. Las dosis de insulina administradas por la bomba se pueden regular manualmente para las comidas y justo antes de realizar ejercicio o cualquier tipo de actividad física. Aunque los portadores de estas bombas todavía tienen que prestarles atención, una mayor estabilidad de los niveles de glucosa permitirá, a la larga, que los pacientes con diabetes tipo 1 vivan libres de las preocupaciones convencionales y de los riesgos que entrañan los regímenes de insulina tradicionales. Los sistemas de bomba de insulina son los dispositivos que más se asemejan a un páncreas funcional para los diabéticos tipo 1.

Otro factor clave en la vida diaria de un paciente con diabetes tipo 1 es la dieta. Las personas insulinodependientes pueden disfrutar de los mismos alimentos que las personas sanas, pero la clave de una alimentación segura sigue siendo la moderación. Hay que tener un control de los carbohidratos que se ingieren, ya sea en un trozo de tarta o en un plato de pasta, y es necesario comer con moderación. Un paciente de tipo 1 no debe renunciar totalmente a determinados tipos de alimentos, pero sí tendrá que esforzarse por llevar una dieta bien equilibrada compuesta de verduras, fruta, proteínas y carbohidratos (repartidos uniformemente a lo largo del día), y también tendrá que estar preparado para adaptar las dosis de insulina a los retos alimentarios que puedan presentarse ocasionalmente. 

El ejercicio es bueno para todos y una persona con diabetes tipo 1 debe incluir algún tipo de actividad física en su plan de tratamiento. El ejercicio también puede reducir el riesgo de enfermedades cardiovasculares. Estos pacientes tendrán que evaluar con su médico los programas de ejercicio para asegurarse de que el nivel de actividad es el adecuado. Durante el ejercicio, el cuerpo utiliza mayores cantidades de glucosa y, por consiguiente, el diabético debe ajustar la dosis de insulina en estas situaciones. También se recomienda que pregunte a un médico si debe ajustar las dosis de otros medicamentos que esté tomando.

Otros factores relevantes en el tratamiento de la diabetes tipo 1 son los exámenes médicos regulares que permiten monitorizar y ajustar, en caso necesario, los planes de tratamiento. El médico valorará si el paciente presenta síntomas de las complicaciones tradicionales de la diabetes, como las alteraciones de la visión o las alteraciones renales. Un enfermo diabético tipo 1 no debería fumar o beber alcohol porque aumenta el riesgo de sufrir complicaciones. 

El objetivo principal de un tratamiento eficaz de la diabetes tipo 1 es controlar los niveles de glucemia. Un programa diario regular, con una actividad física programada y una alimentación sana facilitará el control de la glucemia y el tratamiento de la diabetes.