Múltiples inyecciones diarias

No cabe duda de que la Insulina ha cambiado la vida de los diabéticos. El interrogante principal de la insulina es saber cuándo se deben administrar las inyecciones para que sus efectos duren y no interfieran con la vida del paciente diabético. 

Desde el descubrimiento y la utilización de la insulina, los médicos han realizado múltiples experimentos con el fin de mejorar la administración del fármaco y para que el diabético no esté limitado a tener que llevar una dieta estricta para evitar fluctuaciones de la Glucemia. Si el enfermo espacia demasiado las comidas se puede producir una caída repentina de la Glucosa y provocar una sensación de letargo, mareos, temblores de manos y síncopes. Y si come demasiado pronto o ingiere demasiado azúcar sin administrarse la cantidad de insulina para equilibrarlo, se puede producir un pico de los niveles de la glucemia y puede experimentar síntomas como sed excesiva, aumento de la micción y sensación de cansancio. 

El sistema de múltiples inyecciones diarias (MDI en sus siglas en inglés), denominado a veces "sistema basal o de bolos", es un nuevo modo de proporcionar flexibilidad a los enfermos diabéticos tipo 1. Tras la realización de estudios sobre los beneficios que conlleva el uso de las bombas de insulina (que utilizan insulina de acción rápida) en combinación con la inyección diaria de insulina, los médicos comenzaron a buscar alternativas para lograr un mejor control de la glucemia en las personas que no utilizan bombas de insulina. 

Para entender cómo puede ayudar la bomba de insulina o las múltiples inyecciones diarias a controlar la Diabetes, debe conocer primeramente los diferentes tipos de insulina disponibles. 

Insulina regular de acción corta: denominada también "insulina soluble". La insulina regular de acción corta se administra como inyección de bolos antes de las comidas.

Insulina de acción prolongada: insulina que se administra una vez al día y que actúa durante intervalos de 24 horas. 

Insulina de acción intermedia: se utiliza como insulina basal si se administran múltiples inyecciones por día.

Insulina intravenosa: insulina extremadamente rápida con una vida de tres a cinco minutos.

El sistema de múltiples inyecciones diarias proporciona a los diabéticos un mayor control sobre su vida y su diabetes, ya que así dejan de estar obligados a ingerir comida a determinadas horas, tal y como indica el tratamiento. Además, el sistema MDI simula la administración de insulina natural del cuerpo: con un Páncreas sano la insulina natural sólo se administra cuando es necesaria. Los diabéticos que vigilan sus niveles de glucemia y que ajustan sus dosis de insulina según dichos niveles pueden comer porciones de diferente tamaño en distintos momentos del día para hacer sus vidas más flexibles. 

Vigilar la diabetes es primordial para que la MDI tenga éxito y, por consiguiente, su médico querrá mantener sus niveles de glucemia estrictamente controlados para asegurarse así de que su cuerpo se adapta bien al programa de múltiples inyecciones diarias. Aunque este sistema ofrece muchas ventajas, también presenta desventajas.

En primer lugar, no todos los pacientes se sentirán cómodos si deben aprender a determinar la dosis del bolo de insulina que deben administrarse antes de las comidas, ya que la dosis de insulina variará en función de los alimentos ingeridos. El enfermo diabético puede ponerse nervioso si piensa que en cada ocasión va a tener que inyectarse una dosis de insulina diferente. Si tras unas semanas el paciente no se siente cómodo, puede que decida no utilizar el sistema MDI por temor a no poder controlar correctamente su glucemia. 

Una persona que no se sienta capaz de vigilar atentamente su salud no es un buen candidato para el sistema MDI. Y sólo tendrán éxito con este tratamiento aquellos enfermos diabéticos que vigilan estrictamente su glucemia, comen correctamente y siguen las instrucciones de la MDI.

Debe dedicar tiempo a la planificación de sus comidas y a la elaboración de un plan alimentario. Si es usted una persona espontánea, es posible que las múltiples inyecciones diarias no sea el mejor método para controlar su diabetes. 

Por otro lado, para los enfermos que tienen miedo de las punciones Capilares este sistema no es una buena alternativa porque deberán realizarse varias punciones diarias (entre cuatro y 10) para comprobar los niveles de glucemia. Además de las punciones capilares, el paciente también recibirá múltiples dosis de insulina y deberá tener en cuenta el número de agujas que necesitará para todo el día. Aunque existan diabéticos que piensan que el control de la diabetes compensa con creces las molestias, otros no aceptan el sistema MDI por las molestias que causa y la dedicación que requiere y, por tanto, utilizan nuevos productos como la pluma de insulina. 

Otro factor que se debe tener en cuenta es la planificación de las comidas. Si el enfermo diabético no es una persona que sepa planificarse bien, presentará una tendencia a aumentar de peso debido a la falsa sensación de seguridad que le proporciona el sistema MDI. De este modo será fácil que Coma en exceso, ya sea comida sana o comida basura. Así como los abusos ocasionales quizá no afecten a la capacidad del diabético de controlar su glucemia y la ingesta de calorías, los excesos repetidos sí pueden provocar un aumento de peso, ya que la insulina almacenará las calorías adicionales en forma de grasa. 

La decisión de utilizar o no el sistema MDI depende, por tanto, de cada persona. Se recomienda que el paciente diabético que desee controlar su enfermedad estudie con su médico si las inyecciones múltiples diarias son las adecuadas para él.