Descripción de la insulina

La Diabetes es una enfermedad relativamente común con lo que es probable que, en alguna ocasión, hayamos oído hablar de la Insulina. Pero ¿qué es?, ¿cómo funciona y cómo ayuda a controlar la diabetes?

Insulina natural
La insulina es una Hormona que ayuda a la Glucosa a entrar en las células del organismo y que existe de forma natural en nuestro cuerpo. Las células utilizan glucosa para generar energía. Cuando ingerimos comida todos los carbohidratos que comemos se metabolizan y acaban convirtiéndose en glucosa y así pasa a la sangre y el cuerpo obtiene la mayor parte de su energía. El páncreas produce y libera insulina para ayudar al organismo a utilizar y almacenar esta glucosa sanguínea. Para realizar su función, la insulina trabaja junto con otras dos hormonas: la amilina y el glucagón. 

Insulina y diabetes
En personas con Diabetes de tipo 1 el Páncreas no produce insulina o sólo produce una cantidad muy pequeña. En la Diabetes de tipo 2 el páncreas sigue produciendo insulina pero, o no produce lo suficiente o no la utiliza correctamente. ¿Y por qué todo esto es tan importante? Unos niveles de Glucemia constantemente elevados pueden perjudicar de diferentes modos al cuerpo: 
  • Favorecen la formación de obstrucciones en las arterias del corazón, del cerebro y de las piernas.
  • Pueden lesionar los nervios, causando entumecimiento y hormigueo (que normalmente comienza en las manos y en los pies).
  • Pueden lesionar algunos órganos vitales aumentando el riesgo de ceguera, accidentes cardiovasculares, insuficiencia renal, infarto de miocardio o amputaciones de las miembros inferiores. 
Los pacientes con diabetes de tipo 1 deben suministrarse insulina para poder controlar correctamente la glucemia, en función de los alimentos que ingieren. La insulina no puede tomarse en pastillas porque se digeriría en el estómago y se destruiría por el ácido gástrico antes de ejercer su acción. Por eso debe inyectarse, ya que, de lo contrario, no accedería al torrente sanguíneo. 

Cada paciente es diferente y los factores que rigen la enfermedad y el estilo de vida del paciente influyen sobre el tratamiento individual. Existen más de 30 tipos de insulina que difieren en el modo de fabricación, mecanismo de acción y precio. Algunas se obtienen de animales y otras se fabrican (insulina sintética) para parecerse a la insulina humana. 

Tipos de insulina
En los tipos de insulina que se utilizan para tratar la diabetes se incluyen:
  • Insulina de acción rápida, que comienza a actuar en el plazo de cinco minutos. Alcanza su nivel máximo en una hora y es la más rápida en desaparecer. La inyección se administra simultáneamente con las comidas y se utiliza normalmente en combinación con la insulina de acción prolongada.
  • De acción corta, también se utiliza muchas veces en combinación con la insulina de acción rápida o corta para satisfacer las necesidades de insulina durante un período más largo, aproximadamente medio día. 
  • De acción intermedia,se administra normalmente por la mañana y equilibra los niveles de la glucemia durante un día completo. Se utiliza en combinación con insulina de acción rápida o corta.
  • Insulina de acción prolongada, se administra normalmente por la mañana y equilibra los niveles de la glucemia durante un día completo. Se utiliza en combinación con insulina de acción rápida o corta.
  • Insulina premezclada,que combina la insulina de acción corta e intermedia. Se administra normalmente dos veces al día, justo antes de las comidas, y la utilizan preferentemente aquellas personas que encuentran demasiado difícil mezclar su propia insulina y leer las instrucciones/dosis, etc.
El tipo de insulina que utiliza cada persona depende de un gran número de factores.
La respuesta del cuerpo es diferente en cada persona. Los factores que se deben tener en cuenta para elegir un tipo de insulina son los alimentos y bebidas que se ingieren, el ejercicio físico y los niveles de actividad de cada persona. El número de inyecciones que un paciente puede administrarse, la frecuencia con la que puede comprobar su glucemia, la edad y los objetivos de control de la glucemia son factores que contribuyen a decidir qué tipo de insulina debe utilizar y cómo administrarsela.

Estructura y fuente
Todas las insulinas se introducen en el cuerpo disueltas en líquidos. Existen diferentes concentraciones de insulina, aunque la concentración más utilizada es U-100 (100 unidades de insulina por milímetro de líquido). 

En la solución se introducen aditivos para evitar el crecimiento bacteriano y mantener un equilibrio neutral entre ácido y bases. Al igual que con muchos otros medicamentos, aunque sean poco frecuentes, pueden aparecer reacciones alérgicas frente a dichos aditivos. 

En los Estados Unidos toda la insulina se fabrica tomando como base la insulina humana. La insulina sintética se produjo por primera vez en 1980 y ha reemplazado la insulina animal (obtenida principalmente de los páncreas de vacas y cerdos), lo que ha supuesto una enorme ventaja. No obstante, hay personas que presentan mejores reacciones y respuestas a la insulina animal, por lo que la FDA permite importar esta insulina en determinados casos. 

¿in spain?

Cómo administrar la insulina
Su médico le ayudará a encontrar la mejor manera de administrar, en cada caso, la insulina. En términos generales, un diabético tipo 1 comienza con dos inyecciones diarias de dos tipos de insulina diferentes con el objetivo de administrarse en caso necesario tres o cuatro inyecciones al día de una combinación de diferentes tipos de insulina. Se cree o está demostrado?? que tres o cuatro inyecciones diarias mejoran el control de la glucemia y retrasan o evitan los problemas que, a largo plazo, puede causar la diabetes (lesiones nerviosas, oculares y renales). 

Existen tres modos de administrar insulina: una jeringa, una pluma o una bomba.

La jeringa
Las jeringas y las agujas más modernas son más finas y cortas que las antiguas y, por consiguiente, causan menos dolor. La aguja, con un revestimiento resbaladizo que facilita su introducción, se inserta justo bajo la piel en el tejido graso del muslo, de los glúteos, del abdomen o del brazo. La insulina debe inyectarse a temperatura ambiente porque si se inyecta recién salida de la nevera causa más dolor.

La pluma
Las plumas de insulina se suministran con la insulina ya preparada y, o bien constan de un botón para seleccionar la dosis, o bien se inserta un cartucho de insulina en la pluma. La insulina se inyecta a través de una aguja de forma similar a una jeringa pero en lugar de empujar el émbolo se utiliza un disparador. En el caso de los niños, las plumas son más fáciles a la hora de administrarse la insulina y más cómodas que una combinación de jeringa/vial.

La bomba de insulina
Se trata de una pequeño dispositivo que se lleva fuera del cuerpo. En lugar de utilizar agujas, la insulina se suministra, en intervalos regulares, a través de un tubo a un catéter insertado bajo la piel del abdomen. La principal ventaja de la bomba de insulina es que mantiene niveles más constantes de la glucemia y reduce o elimina la necesidad de inyecciones individuales. 

Nuevos métodos
Aunque un enfermo diabético a la larga se acostumbra a inyectarse varias veces al día, no deja de ser poco agradable. La investigación siempre emprende caminos nuevos para encontrar otros modos de introducir la insulina. Durante un tiempo se produjo una insulina para inhalar, pero el fabricante suspendió la comercialización en 2007. Es posible que algún día dispongamos de aerosoles orales o parches cutáneos, pero mientras llegan la jeringa, la pluma y la bomba de insulina seguirán siendo los métodos de administración disponibles. 

Dónde inyectarse
La insulina se puede inyectar en el abdomen (efecto más rápido), en el brazo (efecto un poco más lento) o en los muslos o glúteos (en este caso la aparición del efecto será más lenta). Para controlar la diabetes lo más importante es la regularidad: lo mejor para determinadas comidas es utilizar siempre la misma zona general. Se recomienda que se cambie el lugar de inyección para cada administración con el fin de evitar la aparición de tumoraciones duras o de depósitos grasos, lo que implica que deberá usted cambiar el punto de inyección en la zona elegida.

Monitorización Continua
El equivalente a la insulina es monitorizar su glucemia constantemente. Todo lo que come, las horas en que lo hace, el modo y la hora en que practica ejercicio físico, los acontecimientos importantes o la excitación, la medicación y las enfermedades, todos ellos son factores que pueden afectar a los niveles de glucemia, y las mismas cosas pueden tener efectos muy distintos en momentos diferentes. Esto significa que es muy importante realizar varias veces al día punciones Capilares para analizar los niveles de glucemia. 

La diabetes tipo 1 es una enfermedad que le acompañará toda la vida y que requiere una atención constante. Si se entiende cada aspecto de esta enfermedad, la monitorización y el tratamiento serán más fáciles, tanto para los niños como para los adultos.